Cómo Prepararse Para Una Cirugía Bucal

Si estás próximo a someterte a un procedimiento para corregir algún problema, consulta cómo prepararse para una cirugía bucal. Tener toda la información te ayudará a estar más tranquilo a medida que se acerque el día de la intervención.

Tipos de cirugía dental.

Hay problemas bucales que solo se corrigen con una operación, tales como la extracción de las muelas del juicio o colocación de implantes. A continuación te presentamos una lista con las cirugías dentales más comunes.

  • Elevación del seno maxilar. Este procedimiento será necesario en algunos casos cuando se vaya a colocar un implante dental. Consiste en recuperar la altura del hueso en un área en específico y en ocasiones es necesario colocar un injerto.
  • Colocación de implantes dentales. Para colocar los implantes es necesaria una intervención quirúrgica. Por lo general se utiliza sedación consiente para que el paciente esté relajado y no sienta dolor.
  • Extracción de las muelas del juicio. Es una intervención muy frecuente y necesaria cuando estas no han erupcionado o solo lo han hecho de forma parcial. Esto puede ocasionar diversos problemas como desplazamientos dentales, dolor, infecciones, etc.
  • Cirugía de las encías. Se realiza cuando el paciente sufre una periodontitis avanzada y se infecta la raíz del diente.
  • Injerto de hueso. El propósito de esta intervención es ayudar a regenerar el hueso. El cirujano maxilofacial realiza este procedimiento para la colocación de implantes.

Cómo prepararse para una cirugía bucal.

Enfrentarse a una intervención quirúrgica de cualquier tipo genera ansiedad. Si a esto sumamos el miedo al odontólogo que es tan frecuente, entonces estamos ante una nueva dificultad. No obstante, si te informas bien sobre qué esperar antes, durante y después de la cirugía maxilofacial estarás más tranquilo.

Durante las citas previas aclara todas tus dudas con el dentista. Anótalas antes de ir a la consulta para que no se te olvide ninguna.

Ten presente que los cuidados deben comenzar antes de la operación. Por esta razón es importante que sigas todas las instrucciones del cirujano.

Preparación y cuidados previos.

Antes de someterte a una cirugía oral debes hablarle al odontólogo sobre tu historial médico. Asimismo, coméntale si estás tomando algún tipo de medicamento. El especialista puede sugerir suspender o disminuir el tratamiento antes de la cirugía y mientras dure la recuperación. Por ello es importante también hablar con tu médico tratante sobre la operación.

Es posible que te receten antibióticos y medicamentos para el dolor, compra todo con anticipación. Incluye los alimentos que vayas a consumir después de a cirugía, te recomendarán una dieta suave.

También es importante que unos días antes te realices una limpieza dental. El objetivo es eliminar la presencia de sarro y placa para reducir la posibilidad de una infección. La higiene previa es tan importante como después de la intervención. El día pautado debes cepillarte bien antes de llegar al consultorio.

Evita el consumo de alcohol, en especial si te prescriben antibióticos.

Prepara un lugar tranquilo en tu casa donde descansar después de la operación, necesitarás mantener la cabeza elevada. Pide a un familiar de confianza que te acompañe el día de la intervención para que te traslade a casa después.

El día de la cirugía dental.

En la fecha pautada llega al consultorio a tiempo para la cirugía, unos 10 minutos antes, para evitar la ansiedad de la espera. Lleva ropa cómoda y suelta, la parte de arriba es mejor que tenga mangas cortas para facilitar la aplicación de anestesia.

Dependiendo del tipo de anestesia, el cirujano te dirá si puedes comer antes de la operación o no. Si es anestésico local podrás comer algo ligero entre 1 o 2 horas antes. Si es general deberás pasar varias horas sin comer.

Por último, no lleves nada metálico, ni joyas o piercings, en especial si estos están la boca.

Recuerda pedirle a alguien que te lleve a casa.

Cuidados después de una cirugía dental

El sangrado es normal y disminuirá poco a poco. Sin embargo, si no se detiene o aumenta, llama al odontólogo. Para evitar sangrar más no tomes bebidas con pajita ni comas alimentos muy calientes. De igual forma, al momento del cepillado hazlo con suavidad y sin tocar el área que han tratado.

Si te preguntas cómo desinflamar la cara después de una cirugía dental, es sencillo. Puedes poner compresas frías por el exterior durante 20 minutos por vez. Esto ayudará a calmar el dolor y a bajar la inflamación.

Durante la recuperación no debes alzar peso ni hacer actividades de mucha intensidad.

Otro punto importante es la alimentación. En algunos casos deberás mantener una dieta a base de líquidos, mientras que en otros puedes consumir alimentos blandos.

Para acelerar el proceso de recuperación es recomendable enjuagar la boca con agua tibia y sal cada dos o tres horas. Esto ayudará a que la herida cicatrice más rápido.