Las muelas del juicio o tercer molar son unas piezas dentales que suelen aparecer cuando se inicia la edad adulta de la persona. Habitualmente aparecen sobre los 16 a 25 años.  Son cuatro muelas, dos la mandíbula (derecha e izquierda), dos en el maxilar (derecha e izquierda).

Antes esta dentadura era utilizada para cortar elementos duros (palos, carne sin cocinar, huesos…). A día de hoy su uso es casi nulo y en algunos casos no llegan a erupcionar.

A día de hoy existen cuatro posibilidades respecto a las muelas del juicio:

  1. Que nunca aparezcan ya que la genética hace que estén desapareciendo.
  2. Aparezcan solo algunas, que aunque es poco probable, sucede en algunos casos.
  3. Salgan y sean integradas en la boca de forma normal.
  4. Queden atrapadas en el hueso maxilar o en la mandíbula generando dolor e infecciones.

Al ser las últimas piezas dentales que aparecen y, nuestro maxilar es mas pequeño los años, no suelen tener espacio para crecer. Esto es lo que genera el dolor. Puede provocar infecciones y dolor por la tensión. Por ello, son unas piezas que suelen sacarse, es un procedimiento rutinario que puede realizar su odontólogo o cirujano maxilofacial con anestesia local. Suele ser un procedimiento que dura aproximadamente una hora por pieza.

¿Por qué se llaman muelas del juicio?

Las muelas del juicio, que también son conocidas como cordales (relacionadas con la cordura) se llaman así porque aparecen cuando ya somos mayores, en el momento que ya tenemos «juicio»suficiente para ser responsable de nuestros actos. Era con la aparición de estas piezas dentarias que se consideraba que el niño había dejado la edad infantil para pasar a la edad adulta o madura.