Malos hábitos que pueden dañar tus dientes.

Muchas veces hacemos cosas que perjudican nuestra salud bucal sin darnos cuenta. Como expertos te hablaremos sobre ellos para que no sigas cometiendo daños que pueden resultar irreversibles.

Cuidado de los dientes como una parte importante en la salud.

La falta higiene bucal puede desencadenar problemas como:

  • Artritis: las bacterias que se alojan en la boca pueden bajar por la saliva al estómago ocasionando inflamaciones.
  • Halitosis: el 90% de los casos el mal aliento sucede por no tener una higiene bucal adecuada.
  • Partos prematuros: enfermedades como la periodontitis liberan la hormona prostaglandina, la cual es la encargada de las contracciones.
  • Gastritis crónica: Si una persona no cuida su salud bucal puede perder dientes. Eso hace que al no poder masticar bien, la comida se ingiera en trozos más grandes, y empeorar el proceso digestivo.

Muchas otras enfermedades pueden producirse por no cuidar adecuadamente los dientes. Preocuparse por mantener a los dientes en buen estado es una excelente forma de cuidar la salud de todo el cuerpo.

Malos hábitos que pueden dañar tus dientes.

Existen muchos malos hábitos que pueden dañar los dientes, algunos de ellos parecen inofensivos.

Masticar hielo.

La costumbre de masticar hielos generalmente incrementa en las épocas de verano como una forma de refrescarse. Los especialistas sugieren que lo mejor es dejar que este se derrita en la boca y que si lo que el paciente necesita es la sensación de crujido puede comer zanahorias o manzanas.

Chuparse los dedos o los labios.

Este hábito generalmente se presenta en bebés y niños, pero puede prologarse hasta la edad adulta. La acción de chuparse algún dedo o los labios puede ser perjudicial en mayor o menor medida, esto dependerá de cuán intenso sea o con cuánta regularidad se haga. Seguir con este mal hábito regularmente se verá reflejado en daños que serán permanentes. Tu dentadura se verá afectada, principalmente porque puede cambiar la orientación dental.

Otras de las consecuencias:

  • Deformación del paladar.
  • Insuficiencia del desarrollo del maxilar superior.
  • Alteraciones del lenguaje.

Por tanto, lo más recomendado es erradicar este hábito desde temprana edad para evitar daños a futuro.

Los cítricos en exceso

Los cítricos, aunque contienen vitamina C necesaria para el cuerpo, pueden causar un gran daño en los dientes. Esto se debe a que generan una reacción química    que desgasta el esmalte.

Esto no quiere decir que vas a eliminar todos los cítricos de tu dieta. Solo que debes moderar su ingesta.

 

Apretar o hacer sonar los dientes.

Apretar o hacer sonar los dientes se conoce como bruxismo, se puede por un alto nivel de estrés. Una de cada dos personas realiza está acción de manera regular, es uno de los malos hábitos que pueden dañar tus dientes.

De forma natural los dientes solo deben juntarse para masticar los alimentos. Si   padece estos síntomas lo mejor es asistir con el odontólogo para que este recete un tratamiento o placa protectora para evitar apretar o hacer sonar los dientes, especialmente al dormir.

Cortar y morder cosas con los dientes.

Los dientes están diseñados para masticar alimentos, para que de ese modo sea más sencillo digerirlos. A pesar de esto, muchas personas los usan para destapar botellas, retirar etiquetas, cortar cosas, etc. Esto puede causar fracturas o roturas, además la acción también hace que se desplacen las piezas dentales y favorece el desgaste del esmalte. Las encías pueden verse afectadas ya que se están introduciendo objetos extraños a la boca que pueden producir infecciones.

El hábito de morder lápices puede generar fractura, mientras que quienes se comen las uñas pueden astillar sus dientes, afectar incluso a la articulación de la mandíbula o tener  mayor probabilidad de sufrir bruxismo.

Beber refrescos en exceso.

Las gaseosas o bebidas carbonatadas contienen gran cantidad de azúcar, además, son muy ácidas. Estas bebidas afectan al esmalte notablemente, de modo que conviene consumirlas con moderación.

Los componentes que tienen los refrescos se encargan de dañar la capa protectora de los dientes, de modo que estos quedan vulnerables.

Fumar.

Aunque esté en último lugar, fumar es uno de los principales malos hábitos que perjudican no sólo a los dientes, sino a la salud en general. La nicotina hace que aparezcan manchas en los dientes y oscurecimiento del esmalte. Además de provocar enfermedades graves en las encías, lo que hace que se pierdan piezas dentales, asimismo, afecta al aliento y al gusto.

Consejos para una buena salud bucal.

Cuidar los dientes es un trabajo de todos los días. Una buena higiene bucal debe estar acompañada por una alimentación equilibrada, rica en frutas y verduras. Además de evitar todos los malos hábitos que mencionamos con anterioridad.

Además de cepillase, se debe agregar el uso de hilo dental y enjuague bucal e ir al odontólogo una vez al año.